domingo, 31 de mayo de 2009

Así te amaré...


Por. Don Alejo Corazón.


Padezco la despidadada y dolorosa enfermedad de tu olvido y tu ausencia.
Sufro la soledad que me dejaste.
Me consuelo recordándote.
Aquí entre mis manos aún tengo tu aroma adorando un recuerdo íntimo.
Mantengo tus fotos a la vista.
Me sumerjo en tu mirada para contener mi tristeza.
Entro en pánico con sólo imaginar no volver a verte.
Quizás mañana decidas regresar.
Por eso debo aguardarte pacientemente.
Esperaré sin desfallecer a qué por fin entres por esa puerta.
Al llegar nada te reprocharé.
Te estrecharé entre mis brazos y tomaré furiosamente tu cuerpo vencido.
Me sumergiré entre las olas de tu piel para nadar juntos en un océano de éxtasis.
Hasta que el sol se oculte contemplaré tus detalles naturalmente.
Luego, rodeado de luces artificiales continuaré disfrutándote.
Jamás apagaré las luces para no asustarme con tus sombras.
Quiero verte toda radiante, fulgurante, brillando en mi.
Nada podrá distraerme de tu anhelada presencia.
Beberé tus apetecibles elixires hasta embriagarme de amor.
Saciaré por fin mis ansias de pasión con tu cuerpo febril.
Rociaré tus surcos despiadadamente con mis semillas.
Verteré mi torrente bravío en las entrañas de tu ser.
Después ya nada importará, puedes quedarte, irte, y volver.
¿Para qué preocuparme?, así eres.
Vienes y no vienes.
Me quieres y no me quieres.
Me amas y no me amas.
Así eres, así te amaré.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada