viernes, 5 de septiembre de 2014

Soda Stereo. "De música ligera" ( en vivo). "El adiós definitivo de Gustavo Cerati"

POR:WILLIAM PADRÓN.

Era una noticia esperada. A sus 55 años, Gustavo Cerati ahora descansa en paz. Cuatro años en terapia intensiva se convirtieron en un suplicio no solo para sus allegados, sino para sus fieles seguidores que entre la incertidumbre, la esperanza y la resignación se mantenían atentos a cualquier hecho noticioso. Su familia confirmó en horas del mediodía de ayer su inevitable muerte de un paro respiratorio.

Venezuela fue un país especial para Cerati, último terruño que le dio la bienvenida en vivo. Aquí se mostró en escenarios ya existentes y en otros improvisados: Mata de Coco, Autocine del Cafetal, Teatro Teresa Carreño, Poliedro de Caracas, Terraza del Sambil, La Rinconada y el que más disfrutó por sus pinos, paisaje y emotividad del público: el estadio de fútbol de la Universidad Simón Bolívar, el mismo lugar en el que, el 15 de mayo de 2010, le dio un accidente cerebrovascular isquémico.

Show contundente, reminiscencia del sonido de los años setenta, una atmósfera sonora-trascendental. Ya habíamos visto el regreso y despedida final de Soda Stereo. No sabíamos que podía ser el último show de Cerati. "¿No tienen más nada que hacer esta noche?", decía Gustavo a la audiencia negada a marcharse. Ese recuerdo habita en los presentes de aquella última aparición de Cerati en vida.

"Fue Venezuela el país al que más nos costó entrar en América Latina. No fue fácil", confesó Gustavo en 2004 durante la prueba de sonido en el Sambil, cuando visitó la ciudad con su proyecto Roken. Estaba haciendo memoria del histórico concierto de Soda Stereo en Mata de Coco junto a Sentimiento Muerto a finales de los años ochenta. "La verdad no éramos muy conocidos en ese momento".

En 2014 el nombre de Gustavo Cerati está incrustado en dos generaciones musicales como uno de los artistas latinoamericanos más creativos de su generación y un pilar fundamental para entender el rock en español de los últimos 30 años.

Junto a Soda Stereo editó siete discos de estudio y cuatro en directo; como solista lanzó cinco álbumes. Entre sus trabajos discográficos en colaboración con Daniel Melero, hizo Colores santos. Con las agrupaciones Plan V y Ocio salieron a la luz dos producción con cada uno.

En una entrevista, Cerati aseguraba: "El arte te da la posibilidad de mentir, de imaginar, de cambiar los esquemas. Ojalá me animara a mucho más de lo que me animo. De eso se trata ser artista: de animarse, de ser cara rota, pero con talento". Eso fue lo que siempre dio a sus seguidores.

Artista inquieto, prolífico, Cerati sabía controlar sus movimientos en los límites entre el rock, el pop y la electrónica. Pisaba firme en estos territorios. Su particular estilo metafórico para escribir sus canciones, le daban la capacidad de dibujar retratos imaginarios que motivados por la sensación musical que creaba, eran parte de su sello.

Cerati representó la inquietud de una generación que estaba descubriendo su identidad musical. Un guitarrista imponente criado desde las bases de The Police hasta la psicodelia de Pink Floyd y la contundencia de Led Zeppelin.

Gustavo Cerati fue un genio, un maestro de la seducción sonora y culpable de darle arte y buen gusto al rock latinoamericano con su toque de sensualidad. Gracia a sus canciones.



 Fuente:http://www.eluniversal.com/arte-y-entretenimiento/140905/el-adios-definitivo-de-gustavo-cerati

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada